Cristiano no entrenó para comprar un Ferrari y en la Juve están hartos, dicen

Cristiano en Ferrari. Foto: Ferrari.

La Juventus no tuvo éxitos deportivos importantes en la presente temporada y Cristiano Ronaldo, su principal figura dejó de pesar en el equipo.

El portugués no entrenó el lunes para ir a comprar un Ferrari. Según el medio italiano “La Gazzetta dello Sport” los compañeros ya no aguantan sus privilegios.

De acuerdo a lo reportado por AS, el periódico lleva informando desde hace casi tres meses sobre el deseo del delantero de abandonar el club italiano cuanto antes y lo ocurrido en los últimos días confirma que la ruptura es evidente también con sus compañeros.

El lunes, día después de la derrota con el Milan, el portugués no se entrenó con el resto del equipo. Tenía un permiso especial: Se fue a Maranello, junto al presidente del club, Andrea Agnelli, y de John Elkann, presidente de Exor, monopolio holandés controlado por la familia Agnelli, para comprar un Ferrari.

No habría sido nada raro en un momento de paz, pero las fotos del exmadridista sonriente después de la derrota más humillante y grave de los últimos años no le hizo gracia para nada ni a los tifosi, ni a sus compañeros.

Cristiano gana en la Juve 30 millones de euros netos y, a pesar de sus goles (99 en 130 partidos), el equipo ha empeorado año tras año desde que llegó.

En este contexto, el medio italiano informó que la relación con el resto del vestuario ya es prácticamente inexistente.

El único al que ve lejos del césped es Pinsoglio, mientras que en el verde apenas se habla con el resto de los bianconeri, “sorprendidos y decepcionados” con su ausencia del lunes. Según el periódico rosa, “los compañeros le han abandonado” y ya no aguantan todos sus privilegios.

Con Sarri dejó de hacer las sesiones atléticas, y con Pirlo ya ha pasado más veces que tuviera permisos para asuntos personales o de patrocinadores. El equipo no le reconoce como líder también por su actitud en el campo, con sus reproches cada vez que no le llega el balón y un estado físico lejos de su mejor condición (en las últimas cinco jornadas, solo marcó contra el Udinese).

Ante el Sassuolo, saldrá de inicio al lado de Dybala, en busca de su gol número 100: para seguir esperando en la Champions, hará falta su mejor versión. Luego, se buscará la manera de despedirse.