Los favoritos en la Champions: Partidos de ida dejaron claros mensajes

Foto: La Voz.

Semifinales de Champions: Un verdadero desfile de estilos marcados por diseñador. La disputa de la ida dejó la marca diferencial que desde hace tiempo viene identificando a los contendientes; pero también legó indicios acerca de quiénes serán los finalistas de la mejor competencia de clubes del mundo.

El mundo del fútbol se posará en los próximos días en las semifinales de la Champions. Este martes, Manchester City medirá de local al PSG, desde las 15:00 (hora de Paraguay), con una ventaja de 2-1.

El segundo partido será disputado el miércoles a las 15:00, teniendo a Chelsea de local ante Real Madrid. Los Blues habían empatado de visita.

JERARQUÍA MERENGUE VS BLOQUE AZUL

El partido de ida evidenció las apuestas tácticas y estratégicas del Madrid y del Chelsea. El bloque colectivo azul con un incendiario juego interno comandado por un exuberante N’Golo Kanté (ese prototipo de volante box to box) que sometió al legendario tridente del mediocampo madrileño. Junto con Mason Mount y Christian Pulisic, exigieron la respuesta jerárquica de los blancos.

Y la respuesta de autoridad del rey de la competencia no se hizo esperar: de los pies y del talento de Karim Benzema, el del fútbol total, se emparejaron las tablas. El más ganador de la competencia no negoció poner toda su categoría al servicio del espectáculo y de la competencia.

¡Tantas noches europeas en las que el Real Madrid resurge de la nada! Thibaut Courtois, el tridente del medio y Karim estarán listos para desatar una de esas batallas épicas, en una nueva noche europea que se pinta de paridad hasta el final.

PARÍS MÁGICO VS. LA ORQUESTA CELESTE

El inicio brotó como una fórmula mágica de los botines y las gambetas indescifrables de Neymar. PSG jugó sus cartas: el croupier Marco Verrati en su habitual rol, distribuyendo chances para las puñaladas en forma de slalom de Kylian Mbappé y Di María.

El City navegó la incertidumbre. Parecía denunciar, una vez más, que no estaría a la altura emocional y estratégica de una nueva noche cumbre en Europa: muy lejos de la presión, problemas en las transiciones defensivas, y en consecuencia iniciando juego muy atrás. La bendita posesión no sometía en campo rival.

¿Una vez más, Pep? En el entretiempo, vino un fuerte mensaje en el vestuario ciudadano, de parte del de Santpedor.

El partido fue otro: El City salió a defender más arriba. Recuperó más balones, y más cerca del arco rival. İlkay Gündogan y Kevin De Bruyne rompían líneas internas con conducciones y pases hirientes. Los de Manchester lo dieron vuelta en gran forma, y dejaron la serie con una ligera ventaja para la vuelta.

Evidenciaron, además, la fragilidad defensiva de los franceses. La nobleza obliga a contar siempre con el poder de fuego inconmensurable de estos.

 

Por Adan E. Amarilla, docente – escritor – entrenador de fútbol.